Escocismo de Bolivia

abril 8, 2016

SER MAESTRO SECRETO

1.- INTRODUCCION

Por el título del tema que el Pod:. M:. me ha asignado, el objetivo de la presente balaustrada es la de contribuir a dejar claro que el ser Maestro Secreto, es haber llegado al umbral del secreto santuario, al corazón del templo donde se os revelará la Sabiduría de nuestro propio Ser Real en búsqueda de elevar su conciencia y desprenderse de los errores, para lo cual  considero necesario referirme a los que dice el Ritual del Grado  que será necesario para el desarrollo y análisis del mismo, que me  permitan  llegar a conclusiones que las pongo a consideración y que induzcan a una reflexión a cada uno de los HH:.

2.- DESARROLLO

El grado de Maestro Secreto continua la alegoría de la leyenda del maestro Hiram que en esta nueva etapa encierra los estudios más sublimes de la filosofía, estudios indispensables para el conocimiento de nuestra propia naturaleza.

Para iniciar el desarrollo de la presente balaustrada quiero apoyarme en la liturgia del grado, por lo que cito lo siguiente:

“Pedís un guía, hermanos, que os saque de las dudas que confunden vuestra razón extraviada! ¡Nosotros también le buscamos, y vivimos en la desolación porque desde la muerte de nuestro Respetable Maestro Hiram no tenemos quién nos dirija!

¡Perdida la Verdad, el error nos extravía, y la falsa luz del sofisma nos engaña! ¡Nuestros trofeos de luto, nuestros mazos de duelo, son la expresión del estado de nuestra alma! ¡Todos los trabajos de Arquitectura están suspensos, y Adonhiram, nuestro Jefe, guarda las herramientas en las columnas, esperando se presente el más apto para dirigir las obras!

El Maestro Secreto aunque ya no sea un neófito está todavía perdido entre la Escuadra y el Compas y está en busca del maestro Hiram que alegóricamente es la luz que muestra el camino de la verdad.

A pesar de los años de estudio, el Maestro Masón continúa “PERDIDO”. Porque aún no llegó al CENTRO DE LA UNION CON EL SER RECÓNDITO que es el principio y el fin el Alfa y la Omega.

Entonces ¿Qué busca el Maestro Perdido para llegar a Maestro secreto? Está buscando a Hiram, Al sol Espiritual, Al YO SOY, que murió y desapareció en las tinieblas de la muerte, de la materia y del cuerpo denso, debido a la conspiración de la ignorancia, la ambición y el egoísmo.

EL  CUERPO  ES  EL  SEPULCRO  DE  HIRAM. El  Maestro Perdido  debe  entrar  en  el  sepulcro del MAESTRO  DESAPARECIDO, esto es,  todo  Iniciado  tiene  que  entrar en  su  mundo interno  para  buscar  la  LUZ INEFABLE que  se  encuentra en  la  Cámara  del  Medio,  o  Centro  de  su  Ser. Esta Luz es la única que puede orientarlo en busca de la Verdad.

El sepulcro de Hiram, del YO SOY, está dentro del cuerpo. Después de siete  años  de perfeccionarse  en  dominar  todos  los  deseos  inferiores,  debe buscar al YO SOY en el CENTRO.

El Maestro Perdido es como el Neófito; ambos tienen cámaras internas en las que deben buscar y encontrar la Luz Interna.

El  Maestro,  en  la  Cámara  del  Medio,  encuentra  los  emblemas  de  la muerte, pero debido a su perfeccionamiento sabe que la muerte le conduce de ahí en adelante hacia la resurrección y la vida porque encontró la Urna de Oro que contiene las cenizas y el corazón embalsamado de Hiram.

El corazón noble y lleno de amor nunca deja de existir.

En  esta  URNA  DE  ORO, en  la  que  yace  como  en  un  sepulcro,  la Realidad “YO  SOY”, desconocida  por  el  profano,  permanece  como  en  un sepulcro, en las tinieblas de la ignorancia, que es como el reino de la muerte y las  sombras;  la  Realidad  ha  de  manifestarse  con  toda  su  potencia  cuando  la muerte consciente rasgue el velo de su ignorancia con la Verdadera Luz de la Sabiduría,  y  entonces,  solamente  entonces,  el  Maestro  Perdido  se  convertirá  en Maestro Secreto y Perfecto.

El corazón es el objetivo de la búsqueda del Maestro Secreto en la Tumba de Hiram, que el cuerpo físico representa. Sin embargo, DEBE ENTRAR EN EL CORAZÓN POR MEDIO DEL PENSAMIENTO Y SUS MODALIDADES, COMO LA MEDITACIÓN, LA CONCENTRACIÓN, LA IMAGINACIÓN, etcétera.

El ser humano se imagina como piensa; piensa como siente; y siente como desea. La imaginación es el pensamiento sustentado, que fortalece la voluntad que puede dominar sin dificultad a la naturaleza física y así, en corto tiempo, el hombre alcanza el conocimiento de la Verdad.

La Mente Divina es la soberana del Cosmos, y cuando el hombre entra en contacto con esa MENTE por medio de la imaginación, sus poderes son divinos.

El Maestro secreto cultiva las virtud del Silencio y el Secreto, ya que en el silencio se oculta un poder que en vano buscaríamos en la palabra hablada todas las grandes fuerzas y las posibilidades latentes de la Naturaleza trabajan en silencio y en el silencio cumplen sus mayores milagros. En general puede decirse que la intensidad y valor de una fuerza y su real eficiencia obran en razón inversa del ruido con que puede aquélla manifestarse exteriormente; el ruido  más  bien  suele  denotar  una  atrición,  o  sea,  un  desperdicio  de  energía  que  no  se  ha concentrado perfectamente en la finalidad hacia la cual la misma fuerza fue dirigida.

Cultivar el silencio, en todo lo que se refiere a nuestros proyectos y actividades es, la mejor manera de asegurar su realización en la forma más deseable,  pues propicia el apoyo de aquellos poderes invisibles que únicamente en el silencio puede encontrar un medio conveniente para su expresión.

Esta virtud del  Secreto y del  Silencio nos la enseña la Masonería fundamentalmente,  desde la primera admisión del profano como Aprendiz en el Templo de sus Misterios; y es la condición que nos  asegura  un  progreso  real  en  la  carrera  masónica el  Secreto  final  de  la  Orden  no  puede comprenderse y realizarse individualmente sino en el místico silencio de la búsqueda interior.

La eficiente actividad de una Logia y de cualquier agrupación masónica estará siempre en razón directa del místico Silencio y del Secreto que guardará sobre sus tenidas y labores; y todo verdadero Masón se  reconocerá  por  las  cualidades  del  silencio y de la  discreción que  guarde  sobre  sus relaciones y conocimientos, así como sobre todo lo que se refiere a las actividades y proyectos de la orden.

Por lo tanto, el deber y la virtud del silencio exterior sobre las actividades, aspiraciones y proyectos interiores se hallan justamente remachados en este Cuarto Grado de realización que introduce a la Masonería Filosófica, Mística y Mágica, sintetizando la Simbólica, así como la década reúne en sí las primeras 9 cifras en el  mismo nombre del  Maestro Secreto y en el  signo de silencio  que lo caracteriza.

El Santuario es el lugar donde se reúnen los M:. S:. con el objetivo de elevar su conciencia y desprenderse completamente de los errores y preocupaciones profanas.

El Maestro Secreto se caracteriza por cuatro puntos que representan los cuatro ángulos del templo estos son: Saber, Querer, Atreverse y Callar.

SABER, no solo es el primer punto, es en sí mismo la unidad, representa y engloba a todos, pues en todos está presente

SABER discernir, nos hace profundizar en nuestra auténtica realidad interior, y llegar al conocimiento íntimo de nosotros mismos. Y no debemos olvidar que estamos en un ciclo continuo, que en cada paso adquirimos un conocimiento en el cual debemos penetrar para saber discernir en él lo material de lo ideal, la realidad de lo ilusorio, la verdad del error.

QUERER, es el segundo punto, y manifiesta una voluntad que está presente en nosotros siempre, independientemente de nuestro materialismo o idealismo. De nuestra superficialidad, nacen deseos y voluntades que provienen de las limitaciones ilusorias de nuestro ego, convirtiéndonos en seres egoístas. QUERER, es desear. Y desear es dirigir nuestra voluntad. Este punto representa lo dual, a través de la dualidad SABER-QUERER, pues si en nuestro interior no hemos conseguido saber discernir el bien del mal, si no hemos hallado nuestra realidad interior, nuestro centro espiritual de donde emana la Luz de la Verdad , nuestra voluntad será corrompida por los deseos ilusorios del exterior y seremos esclavos de lo material.

ATREVERSE, es la voluntad traducida en acción, que nace de la Dualidad SABER QUERER, transmutándose en la Trinidad SABER-QUERER –ATREVERSE. Una vez hemos discernido el Bien del Mal, hallada nuestra realidad interior, guiada nuestra voluntad por la Luz de la verdad que emana de nuestro corazón, es el momento de actuar, de ATREVERSE a manifestar el interior idealista y hacer que este prevalezca sobre el exterior materialista. Debemos atrevernos a buscar en toda cosa su punto de origen y la realidad central que la causa, fijando sobre esta la punta del compás de la comprensión, con la seguridad de que el otro extremo del compás producirá por si mismo, una adecuada manifestación exterior, en el círculo de la existencia donde se mueve.

ATREVERSE a manifestar nuestro interior espiritual en nuestra carcasa exterior material, ATREVERSE a que nos conozcan realmente como somos, ATREVERSE a contagiar a nuestros semejantes con nuestros pensamientos, palabras y acciones, es un paso decisivo y nada fácil, pero es una obligación de coherencia interior, pues de lo contrario, la dualidad SABER-QUERER habrá fracasado en su intento de iluminación interior.

Para ATREVERSE es preciso, además del discernimiento de la auténtica realidad de las cosas y dela voluntad iluminada guiada por nuestra verdad interior, dominar la mente para poder dominar la acción

CALLAR, es el cuarto punto que cierra el círculo. Es también la cuadratura del ciclo de la actividad, SABER-QUERER-ATREVERSE-CALLAR., que muestra la perfecta relación del centro con la periferia. CALLAR es silencio y el poder que este encierra. Cultivar el silencio en nuestros proyectos y actividades es asegurar su éxito; Propicia el apoyo de los Poderes Invisibles que únicamente en el silencio encuentran un medio de expresión. Las fuerzas de la Naturaleza actúan en silencio, y en silencio cumplen sus mayores milagros. El ruido es la energía desperdiciada por la falta de concentración, por lo cual, debemos esforzarnos en trabajar en la armonía del silencio, virtud qué nos enseña la masonería desde nuestra admisión, y que nos recuerda especialmente en este grado que lleva como nombre “Secreto”, y como signo, el Signo de Silencio.

Debemos CALLAR respecto de lo que somos, sabemos, queremos y hacemos, pues hablar es síntoma de vanidad. El hombre que habla demasiado, es esclavo de sus palabras. Y son nuestras acciones las que deben hablar por nosotros, pues debemos brillar por nuestra propia luz que surge desde nuestro interior.

La virtud del silencio debe considerarse bajo el aspecto dual de la disciplina exterior y la realización interior. Este aspecto dual se refleja claramente en la triple dualidad que forma con los otros puntos; SABER-CALLAR; QUERER-CALLAR; ATREVERSE-CALLAR.

3.- CONCLUSIONES

En conclusión me atrevo a afirmar que todas las anteriores apreciaciones, nos señalan que el M:.M:. bien instruido en el conocimiento de las materias filosóficas, simbólicas y esotéricas, aceptadas y admitidas por la masonería entre su ritualismo y ceremoniales, ya no tiene porque dudar de esas sabias enseñanzas y realidades y que su verdadera misión generadora y regeneradora del espíritu humano tal y como le impone su naturaleza, nunca terminará porque constantemente continuará buscando dentro de su ser nuevos horizontes para tratar de alcanzar su perfeccionamiento, material espiritual e intelectual porque aún dentro de las tinieblas del misterio seguirá siendo un modelo de virtudes, de adelanto, de progreso y de estudio, como el desarrollo de las cualidades que coadyuvaran a encontrar el sendero que conduzca a ser útil a sus semejantes, así mismo y a Dios.

Quien  se abstrae del mundo externo y dirige su concentración hacia el mundo de su interior reconoce la única Verdad del Universo y penetra todo y emancipa al hombre de la oscuridad de la ignorancia

El estudio del mundo físico no da a conocer el mundo moral que solo se comprende sometiendo las percepciones a la consulta del M:. S:. y no basta la inteligencia para apreciar el mundo moral, sino mediante su abstracción lograr el estudio de sí mismo y del mundo para llegar a distinguir los efectos de las causas, distinguir el bien, del mal, lo cierto de lo falso, lo justo de lo injusto hasta llegar a la conciencia que es la guía que buscamos que le llama M:.S:.

Cuando el pensamiento llega a ser una idea fija y definitiva en la mente del hombre se toma como el primer elemento del Ser Recóndito en su potencia creadora es el Padre Creador que se convierte en fuerza activa que se realizara en el mundo físico.

Para concluir me quedo con lo que dice el catecismo del grado

¿Quién es ese M:.S:.?

La conciencia humana.

¿Qué es la conciencia?

Es la fuente de la justicia y la dicha humana, la base fundamental de la colectividad, el M:. que nos guía en el peligroso camino a la vida y censor severo, que nos destroza el corazón cuando desacatamos sus dictados.

He cumplido Pod:. Maestro:.

     M:.S:. Iván Marquez Guardia

Valle de Cochabamba, 8 de abril del 2016 e:..v:.

 4.- BIBLIOGRAFIA

Revista Masonica de Chile 01-2015

Liturgia del IV Grado

Manual del Maestro Secreto por Magister

El Maestro Secreto y sus Misterios de Jorge Abdum

Artículos varios de Internet

 

 

 

 

 

 

IVº, Portada
-->